miércoles, 3 de agosto de 2011

"Three weeks in Athena" Cap 5




Una vez tras otra, ella había sido testigo de la parte que recibía ese tratamiento: su propia madre.
Se estremeció al tiempo que activaba su ordenador y se esforzaba por concentrarse en el trabajo. El cinismo de Nick de cómo recibiría el regalo su ex amante había sido totalmente acertado. Aunque Samantha Barks no parecía el tipo de mujer que necesitara ayudas para sobrevivir. Con un «premio» como el que proponía Nick, su madre le habría pagado el uniforme del colegio un año más, recordó mientras le subía la bilis. Cosas así habían financiado las vidas de ambas.
Aplacó su rabia. Su jefe no tenía por qué gustarle, tan sólo trabajaba para él.
Afortunadamente, ella se había forjado un camino diferente. Nunca dependería de ningún hombre y menos aún se vería esclava de su poder sexual o financiero. Se había esforzado demasiado, y su madre había sacrificado demasiadas cosas, para asegurarse de que evitaba seguir sus pasos. Ella nunca temería quedarse sin la atención que su madre y mujeres como Samantha Barks buscaban.
Estaba a salvo de todo eso.


Nick se quedó mirando la puerta cerrada durante un buen rato. Aún ardía por dentro, cosa que le turbaba. Lo único que lograba recordar eran aquellos hermosos glúteos conforme ella se había detenido junto a la puerta y cómo, para retenerla, había dicho lo primero que se le había pasado por la cabeza.
Desacostumbradamente distraído de su trabajo, maldijo el hecho de haber tenido que dejar marchar a Samantha en aquel momento de las negociaciones. Consideró brevemente seducirla para que regresara, pero desechó la idea. Él no se rebajaría ante una mujer por nada del mundo.
En cuanto al encargo que acababa de hacerle a Miley, él siempre se había ocupado de llamar a la joyería, pidiéndoles que escribieran ellos la nota. O tan sólo su nombre. Una indicación muy clara de que lo que hubieran compartido él y la mujer en cuestión se había terminado y no debían intentar regresar con él. Sonrió con sarcasmo: a medida que pasaban los años y seguía soltero, se convertía en un irresistible desafío para ciertas mujeres.
Sus pensamientos se adentraron en terreno peliagudo: el hecho inevitable de que algún día debería renunciar a su libertad. Tendría que encontrar una esposa apropiada y engendrar un heredero aunque fuera para proteger todo lo que estaba conservando alejado de las garras de otros.
La perspectiva no le atraía nada, sabía en qué consistía un matrimonio. Tenía cinco años cuando su padre le había presentado a Zoe Myers como su nueva madrastra, quien enseguida le había profesado odio sólo por no ser hijo suyo. Cualesquiera recuerdos que él pudiera tener de su madre, fallecida cuando él contaba cuatro años, y de una infancia paradisíaca que tal vez sólo había existido en su imaginación, habían sido largamente aplastados y enterrados.
El hecho de que aquellos vagos recuerdos le acosaran en sueños tan vívidos que a veces se despertaba llorando era una debilidad vergonzosa que estaba decidido a ignorar. Por eso nunca pasaba la noche entera con una mujer.
Como atraídos por un imán, sus pensamientos regresaron de nuevo a su secretaria, quien estaba haciéndose un lugar en su imaginación que él no deseaba. ¿Por qué se había sentido obligado a decir todo lo que había dicho? ¿Y por qué le había sorprendido e incluso molestado el evidente desagrado de ella? Para colmo, había propiciado un diálogo al respecto, ¡como si le importara la opinión que ella tuviera de él! En el fondo, había querido ponerla nerviosa. Miley Cyrus siempre parecía situarse en un segundo plano para que nadie reparara en ella.
Pero él sí que había reparado en ella y ella había reaccionado: se había ruborizado de forma encantadora. Nick frunció el ceño. ¿Desde cuándo le parecía encantadora? ¿Y desde cuándo se interesaba él por alguien encantador? Y no sólo eso: ¿Qué demonios le había llevado a pedirle que le tuteara en lugar de llamarle Señor Jonas, como siempre había preferido que hicieran sus secretarias? Había sido por algo en la manera en que ella le había mirado y había dicho «señor».
En un intento por restaurar el orden en su vida, encargó a Miley que le concertara una cita para esa misma noche con una mujer que se había interesado por él recientemente. E ignoró el hecho de que se encendió incluso con su voz.
Terminado eso, le invadió cierta calma. Todo volvería a la normalidad. Olvidaría aquella obsesión por su secretaria y se concentraría en la recién llegada.


5 comentarios:

  1. acabo de leer todas tus novelas y son hermosas .. plis no t tardes en subir el proximo capitulo :)

    ResponderEliminar
  2. oliiixx siis ahh me encaanthoo muuxoo ell capiii
    y ooow siis pobrrreeshiita de tii andas
    super megaa ocupadiitha no te culpo lo primero el estudio
    jejeje aww siis de my coraazoon te super quelooo
    y echale ganaz andd y subee prontiikoooooo

    ATT: TU OSITHA CARIIÑOSIITHAA

    ResponderEliminar
  3. SIS PORFINNNNNNNNNNNNNNNNNNN PUEDO COMENTAR :D

    SIS :( QUE MAL QUE NO HEMOS HABLADO HACE MUCHO....

    ME ENCANTAAAA LA NOVEEEE. TE QUIEROOOOOOO UN MONTON. BESITOS.

    ResponderEliminar
  4. hola corazoncito!!!!!
    amiwis me encantoo el capi.. la nove esta genial
    awwwwww
    :)
    espero con ansias otro capi... jeje
    pero bueno corazon si andas ocupadita cuando puedas subes iap.. :)
    te quiero millon!!

    ResponderEliminar

SI TE GUSTO MI CAPI ME DEJAS UN LINDO COMENTARIO!!! GRACIAS... BESITOS♥♥ VUELVE PRONTITO!!!♥