lunes, 3 de octubre de 2011

"The Wild Walk" Cap 20




Como si él quisiera mirar a cualquier otra parte. Ella era el sexo personificado y él más bien moriría antes de desviar la mirada de su boca caliente. Cuando se llevó el pulgar a los labios y lo chupó, él juró, preguntándose de nuevo quién diablos era esta sexy mujer. Ella había sido tan tímida sobre el sexo antes. Dispuesta y deseosa, definitivamente, pero no audaz y confiada como la mujer que estaba delante de él ahora.
—Salado —susurró ella, luego aferró la base de su pene y se lo llevó a los labios, sacando la lengua para hacerla rodar a lo largo de la punta.
Las rodillas de Nick cedieron y se empujó con más fuerza contra la pared para sostenerse. Ella tomó la punta de la polla entre los labios, chupó, y si él no hubiera tenido que preocuparse por su reputación de hombre, podría haberse desmayado. Cristo, esa boca…
Hacía diez años, Miley no sabía nada sobre sexo. Los fragmentos de celos lo devoraban con la comprensión de que ella sabía exactamente lo que estaba haciendo ahora. Por otra parte, ¿qué había esperado cuando él se había deshecho de ella? ¿Qué permaneciera prácticamente sin tocar por la remota posibilidad de que él pudiera volver a verla?
Ya no era virgen. Él se encargó de eso a petición de ella. Miley sin duda alguna había llegado a dominar ciertas cosas en los últimos diez años sin él.
Tales como, cómo chupar una polla, cubrir con los labios su pene y arremolinar la lengua por debajo mientras lo atraía dentro del oscuro, caliente y húmedo recoveco de su boca. Todo el recorrido hacia la parte posterior de la garganta hasta que ya no podía tomar más.
Luego tragó, la acción apretando la punta del pene hasta que él sintió como si fuese a explotar en su garganta.
Miley. —No podía aceptar esto por mucho más tiempo sin disparar un chorro de semen caliente en su dulce boca. Y no quería continuar pensando sobre cómo, dónde y con quién ella había conseguido la práctica, porque era una jodida experta en chupar su polla.
Ella era talentosa, eso era todo. Cuando estuvieron juntos antes, nunca lo había chupado. Tal vez tuvo una habilidad natural todo el tiempo, pero ellos nunca se habían tomado el tiempo para explorarla.
Sí, claro. Y él había sido un niño explorador los últimos diez años, también.
Su boca era un volcán, chupándolo dentro de un torbellino de calor. Hizo rodar la lengua por la abertura, se echó hacia atrás para examinarlo y giró las manos alrededor de la carne torturada. Él no iba a ser capaz de tomar mucho más de esto… quería follarla ahora. Pero cuando trató de levantarla, ella se resistió.
—No —dijo inclinando la cabeza para mirarlo—. Déjame hacer esto.
El agua cayendo sobre ella y el vapor levantándose del suelo de la ducha, la hacía parecer como si surgiese del mismo infierno, un demonio tentador allí para robarle el alma.
Él sonrió ante la imagen que conjuró. Su propia diabólica seductora, tentándolo, atormentándolo con su boca lujuriosa y su lengua caliente y húmeda. Ella lamió la punta palpitante, bebiendo a lengüetazos en la abertura y capturando la crema que se derramaba de él. Nick se sacudió y se metió bruscamente en su boca, aferrando la cabeza de Miley entre las manos.
Si ella quería hacer esto, entonces él la dejaría. Bombeó entre sus labios, llevando su polla bien adentro. Ella lo tomó sin quejarse, devorándolo con hambriento abandono. Cuando llegó a sus pelotas y comenzó un ligero masaje, él supo que iba a perderse y pronto.
—Cariño, si quieres evitar esto, mejor te apartas, porque estoy a punto de correrme en tu boca.
Él esperó, las pelotas latiendo, la polla moviéndose bruscamente por la necesidad de eyacular. Ella se echó para atrás, sonrió y luego lo tomó hasta el final, chupándolo con fuerza mientras agarraba la polla y la apretaba.
Un orgasmo desgarrador lo atravesó como un tren de carga disparado a gran velocidad. Se movió bruscamente contra los labios, metiendo a la fuerza su pene profundo, mientras arrojaba su semen dentro de la boca caliente. Ella apretó los labios alrededor de él, su mirada encontrando la de Nick. La expresión en el rostro de Miley era pura excitación. Nick apenas podía respirar. Los espasmos intensos se disparaban por su cuerpo mientras Miley tragaba yendo a la par de los chorros implacables de su polla.
Sería jodidamente poco viril desmayarse, pero sus piernas temblaban. Inhaló grandes bocanadas de aire por la boca, luego bruscamente puso de pie a Miley y la tiró en sus brazos. Plantó la boca sobre la de ella y la besó largo y duro. Ella gimió contra él, deslizando los dedos en su cabello mojado.
Maldita sea. Todavía estaba duro y lejos de estar listo para que esto terminara. Trató de alcanzar su pierna, intentando follarla allí mismo.
Pero Miley se apartó de su abrazo, negando con la cabeza.
—Oh, no —dijo con una chispa burlona en sus ojos—. Para algunas cosas tendrás que esperar.
Nick frunció el ceño, sin entender lo que ella estaba diciendo.
Miley —advirtió, moviéndose hacia ella otra vez.


4 comentarios:

  1. ooh mi amore super duper ooww amore te ama tu ositaa

    ResponderEliminar
  2. Genial... me gusto mucho.. síguela plis......!!
    espero el próximo...
    besitos

    =)

    ResponderEliminar
  3. WOW! o.O
    jaja pobre Nick, jaja no sabe que Miley lo "usa" jajajaja si claro, como si no lo quisiera vdd? jjajajajaj lo amaa! jajajaja
    espero el siguiente!
    te kiiieroooo girl!
    te adoro0o0! kuidathe! =D

    ResponderEliminar
  4. genial condenada miley traviesa esa jaja solo falta una :p sigo

    ResponderEliminar

SI TE GUSTO MI CAPI ME DEJAS UN LINDO COMENTARIO!!! GRACIAS... BESITOS♥♥ VUELVE PRONTITO!!!♥