miércoles, 6 de julio de 2011

"Torridas Fantasías" Cap 22




Miley colgó el teléfono y lo arrojó sobre la cama. Entonces, volvió a tumbarse. ¿Qué iba a hacer? Una cosa era haber escrito el libro y otra muy distinta defenderlo. Sí, efectivamente creía en todo lo que había escrito. Las mujeres deberían tener el poder de conseguir lo que desean sexualmente de los hombres, del mismo modo que los hombres llevaban años haciéndolo. Sin embargo, su única experiencia se reducía al encuentro con Nick en el servicio del avión.

Recordó la tarde anterior, cuando se encontraron con Delta.
—Ella sabría lo que hacer —musitó. Con su magnífico aspecto, a Delta Groodrem seguramente le encantaba ir a los programas de televisión casi tanto como acostarse con Nick—. Tal vez debería contratarla para que representara el papel de Destiny St. Hope. Eso resolvería todos mis problemas.
— ¿Va todo bien?
Era Nick. Se acercó a la cama. Iba vestido con pantalones cortos y zapatillas deportivas. Estaba bebiéndose un vaso de zumo de naranja. Su cuerpo relucía con el brillo del sudor.
—No.
—Luisa me ha contado que Katy ha llamado con una emergencia. ¿Tienes que regresar a Los Ángeles?
—No. A ella no le pasa nada. Me ocurre a mí.
— ¿Qué es lo que pasa? —quiso saber Nick. Se sentó en la cama y la miró fijamente.
—Se ha estado hablado de mi libro en un programa muy popular de esta mañana y los libreros andan desesperados para obtener más copias. Mi editorial quiere que empiece a hacer publicidad.
—Eso es genial. ¿No?
— ¿Acaso parezco yo la clase de mujer que podría haber escrito ese libro?
—Pues sí. De hecho, eres esa clase de mujer.
—Katy me convenció para que recabara información al respecto y escribiera el libro. Ahora, me están convenciendo para que le haga publicidad.
—Miley, no tienes que hacer nada que no desees hacer. En eso cuentas con todo mi apoyo. Si no quieres hacerle publicidad a tu libro, no lo hagas. Simplemente di que no.
Miley respiró profundamente.
—Jamás he tenido una fuente de ingresos a parte de lo que Katy me paga. Llevo años queriendo tener mi propia casa. He ahorrado un poco de dinero, pero, si el libro se vende bien, tal vez gane lo suficiente para comprarme una casa. Por fin tendría una vida propia… ¿Quieres ayudarme, Nick? Katy me ha dicho que has conseguido que incluso actrices mediocres salgan bien en pantalla. ¿Crees que podrías convertirme en Destiny St. Hope.
—Recuérdame que le dé las gracias a Katy por su cumplido —dijo Nick. Se terminó el zumo y dejó el vaso vacío sobre la mesa.
—En realidad se trata sólo de eso, ¿verdad? De actuar. Si no soy esa mujer, puedo fingir serlo. Tú eres el director. Dirígeme.
—Estás bromeando, ¿verdad?
—Estoy hablando completamente en serio. Quieren que vaya a ese programa la semana que viene. Tengo que estar preparada. Tengo que parecer una… seductora.
Nick la miró dubitativamente. Entonces, asintió.
—De acuerdo, pero primero tengo que darme una ducha… Tal vez nos podríamos duchar juntos. ¿Has hecho el amor alguna vez en una ducha?
—No —susurró ella. Sintió que se ruborizaba.
—La ducha es lo suficientemente grande para los dos. Podríamos considerar que esto es la primera lección. Vamos, Destiny. Atráeme a la ducha y haz lo que quieras conmigo.
Miley apartó la sábana y se puso de pie.
—Muy bien. Es un comienzo. Quítate la ropa.
Nick negó muy lentamente con la cabeza.
—No. Me las vas a quitar tú. Tú eres la que debe practicar… Dios, eres muy hermosa por la mañana —murmuró.
Con Nick todo resultaba muy fácil. Le había dejado muy claro que la deseaba tanto como ella lo deseaba a él. En lo que se refería al sexo, ella no tenía que pensar. Sólo sentir. Se puso de puntillas y lo besó. Entonces, le deslizó una mano sobre el vientre para acariciarle la entrepierna. Se la frotó sugerentemente hasta que empezó a notar que el miembro viril despertaba bajo la sedosa tela de los pantalones cortos que él llevaba.
—Voy a darme una ducha —susurró ella con voz muy seductora—. Puedes quedarte aquí o venirte conmigo.
—No importa. No necesito ducharme.
Miley frunció el ceño.
—Claro que sí lo necesitas. Tengo que deslizarte las manos enjabonadas sobre el cuerpo desnudo y limpiarte muy bien para que podamos…
Nick la abrazó y la besó. Cuando por fin se apartó de ella, Miley echó a correr hacia el cuarto de baño. Él salió tras ella y Miley gritó cuando Nick la agarró por la cintura y la llevó el resto del camino en brazos.
Cuando el agua salió caliente, Nick se quitó los zapatos y los pantalones cortos. Entonces, la hizo entrar en el cubículo de la ducha. Allí, la besó apasionadamente, encendiendo inmediatamente su deseo. Miley se arqueó contra él y dejó que Nick le besara suavemente hombros y senos. Cuando intentó bajar un poco más, ella lo agarró del cabello y lo obligó a incorporarse.
—Se supone que soy yo quien debe seducirte a ti. Dame una oportunidad.
Comenzó a acariciarlo lentamente, a explorar su cuerpo con labios y lengua. El agua facilitaba su tarea, por lo que Nick no tardó mucho en estar completamente excitado y gimiendo de deseo. Miley sabía exactamente qué era lo que le volvería loco de deseo. Comenzó a besarle en sus partes más íntimas. Cuando deslizó los labios por la punta, él gimió de deseo y tuvo que apoyarse contra las paredes de la ducha con los ojos cerrados.
Miley decidió que, si no volvía a conocer a ningún hombre así de íntimamente, podría vivir con los recuerdos. Estos estaban tan profundamente grabados en su memoria que estaba segura de que podría recordar todas las caricias, todas las reacciones, sólo cerrando los ojos.
Ella lo tentaba con labios y lengua. Se sentía muy sorprendida por la facilidad con la que podía llevarlo al límite. Entonces, cuando estaba casi a punto, Nick la agarró por los brazos y la obligó a levantase. Abrió los ojos y sonrió.
—No te muevas —le dijo, con los ojos nublados por el deseo.
Cuando regresó a la ducha, llevaba un preservativo en la mano. Se lo colocó rápidamente y la estrechó suavemente entre sus brazos, deslizándole los dedos entre las piernas.
Todos los nervios del cuerpo de Miley vibraban de tensión. Las caricias le aceleraban el pulso. Nick era capaz de interpretar perfectamente los gestos de ella. Cuando llegó al límite, la levantó y le indicó que le pusiera las piernas alrededor de la cintura.
La penetró lentamente. Miley jamás había experimentado la sensación que sintió cuando lo sintió tan profundamente dentro de su ser. Los miedos y las inseguridades que le habían impedido amarlo desaparecieron por completo. ¿Por qué no podía sentirse así siempre, como si no hubiera nada que pudiera interponerse entre ellos?
Las sensaciones de placer que la atenazaban le impedían pensar racionalmente. Un momento más tarde, se vio presa de las sacudidas del clímax. Se tensó y se agarró con fuerza a Nick. Segundos después, él llegó también al orgasmo. La apretó con fuerza contra la pared de la ducha mientras se hundía en ella una última vez.
Permanecieron unos instantes aferrados el uno al otro bajo la ducha. Los dos temblaban de placer. Miley sintió que los ojos se le llenaban de lágrimas y se permitió llorar sabiendo que sus lágrimas quedarían ocultas por el agua.
Jamás había experimentado tanta pasión con otro hombre. Nick era al que quería en su vida, pero sabía que lo tenía todo en contra. Sus padres se habían querido mucho. Seguramente habían experimentado también aquella pasión, pero no había durado.
Una fantasía tenía una duración limitada. ¿Cuánto tiempo podría sobrevivir dentro de ella antes de que el mundo real se entrometiera? Miley sabía que lo más seguro era que aquella aventura no tuviera un final feliz. Sin embargo, resultaría maravilloso mientras durara… ¿No?

 Nick estaba mirando el techo de la casa de la piscina, observando las aspas del ventilador. Miley llevaba más de dos horas encerrada en el despacho de Katy con la publicista. Sin saber por qué, se encontraba intranquilo e inquieto.

Desde que regresaron del pueblo la tarde anterior, él había notado un sutil cambio en su relación. No sabía definir exactamente de qué se trataba, pero Miley tenía una mirada en los ojos que no sabía interpretar. ¿Tristeza? No. ¿Resignación? Tal vez.
Aunque habían hecho el amor en la ducha aquella mañana, Nick había sentido una cierta desesperación en el deseo de Miley. Era como si quisiera demostrarse algo a sí misma… o tal vez a él. Nick recordó el encuentro que habían tenido con Delta.
Él no se había mostrado muy contento de verla. Se había comportado de un modo cortés, pero frío a las evidentes insinuaciones de Delta. Aunque los dos habían salido un par de meses el año anterior y habían compartido la misma cama en cientos de ocasiones, jamás la había considerado una relación sería.
Demonios… Jamás había tenido una relación sería. Había tenido citas, relaciones sexuales, pero ninguna de ellas se había acercado ni siquiera a la definición de la palabra «seria». Sin embargo, no podía decir lo mismo de lo que había entre Miley y él.
Cuando estaba con ella, no quería estar en ningún otro sitio. En realidad, casi tenía miedo de dejarla, miedo de que lo que había entre ellos se evaporara de repente. Habían pasado tres noches y dos días juntos. En ese mismo momento en sus anteriores relaciones, ya habría empezado a buscar el modo de poner distancias entre ellos. Con Miley aún estaba tratando de encontrar el modo de acercarse más a ella.
Se levantó de la cama, se dirigió a la cocina y sacó una cerveza del frigorífico. Entonces, tomó el guión que se había llevado de Los Ángeles y trató de concentrarse en él, pero no hacía más que leer la misma página una y otra vez. No hacía más que pensar en Miley. Quería comprobar que estaba bien, pero le parecía mal molestarla. Debía recordar que tan sólo era un invitado en aquella casa. Como novio, podría tener más derecho, pero no tenía ningún título oficial en la vida de Miley.
Al menos era su amigo y conocía perfectamente el mundo de la publicidad. Decidió que podría ofrecerle sus consejos. Algo más tranquilo por estos pensamientos, salió a la piscina y se encontró allí a Miley, de pie junto al agua. Parecía perdida en sus pensamientos, tanto que no lo oyó acercarse.
—Hola. ¿Ya has terminado?


6 comentarios:

  1. waaaauuu super pero sube mas cap... pliiis!!!este muy buena esta nove... :)un beso grande Sis d mi corazón... :D tkkmmmm...

    ResponderEliminar
  2. wiiii!
    muuuuy bueno :)
    espero el siguiente!
    k tendrá Miley? uuh k le habran dicho??
    jejeje ya kiiiero el siguiente ccap jaja! :)
    kuidathe chik!
    te kieroo!! :D

    ResponderEliminar
  3. Hola sis...
    esta genial tu capi
    lo se lo se tanto
    tiempo q no comentaba
    agadecele a mi niño
    y pues sis me encantan
    tus noves sobro todo
    la casi tocalla de mi
    nove ADO bye sis
    te quiero y espero q
    publiques pornto
    y tu amigo ese ¬¬ no
    este molestando como
    la otra vez ¬¬ lo odio
    x no dejarte publicar ¬¬
    bueno pero en fin...
    los ame los capis...
    mmm q mas... ha si... pon capi
    de ADO cuando `puedas...
    o maraton... como quieras sis..
    estoy aburrida ya q son
    vagaciones y me la
    paso aburrida en mi casa :(
    bye sis ya esta medio larguito el comentario...
    esq no se q mas ponerte... :S
    bye sis y cuidate muchote...


    ILOVEYOU SIS

    P & V

    ResponderEliminar
  4. holis mi pris bella...
    jejeje
    me encantaron los capis
    casi nopuedo comentar pero si leo los capis desde el cel...
    como siempre los capis son geniales!!!

    ResponderEliminar
  5. Está buenísima, escribís hermoso, la historia es muy interesante, espero el próximo ansiosa :).

    ResponderEliminar
  6. me mega encanto el cap ya se estan dando cuenta q se estan enamorando hehe ok ya sube pronto cuidate muchoooo bye

    ResponderEliminar

SI TE GUSTO MI CAPI ME DEJAS UN LINDO COMENTARIO!!! GRACIAS... BESITOS♥♥ VUELVE PRONTITO!!!♥