viernes, 29 de abril de 2011

"Tórridas Fantasías" Cap 9




Sin embargo, cuando llegaron a la puerta que marcaba la entrada real en el aeropuerto, se dio cuenta de que estaba a punto de tener que separarse de Miley. Junto a la puerta, había una azafata que sujetaba una tarjeta con el nombre de Miley escrito. Miley no la había visto y estuvo a punto de pasar a su lado sin percatarse. Lo habría hecho si Nick no se lo hubiera advertido.
—Creo que esa mujer te está buscando.
—¿Es usted la señorita Miley Cyrus? —le preguntó la azafata.
—Sí.
—Tengo un mensaje para usted. Un coche la está esperando en el exterior.
—¿Un coche?
—Sí, señorita. ¿Ha facturado usted alguna maleta?
—No.
—En ese caso, espero que haya disfrutado de su vuelo y que vuelva a viajar pronto con nosotros —comentó la azafata.
—Gracias —replicó Miley mientras observaba cómo la azafata se alejaba. Entonces, se volvió a mirar a Nick y sonrió—. Supongo que tendremos que dejar lo del desayuno para otro día —murmuró. Extendió la mano y le quitó la bolsa que le pertenecía. Se la colgó sobre el hombro y extendió la mano—. Ha sido muy… agradable conocerte, Nick.
Él sonrió también.
—Espera un momento. Te acompaño —le sugirió él—. Tengo tiempo.
—No. No es necesario. No tienes por qué hacerlo.
Nick volvió a quitarle la bolsa.
—Me vendrá bien hacer ejercicio —dijo. Echó a andar hacia la salida, por lo que a Miley no le quedó más remedio que seguirlo. Cuando lo alcanzó por fin, él extendió una mano y tomó la de  Miley, entrelazando los dedos con los de ella—. Bueno, ¿qué es lo que vas a hacer en los Hampton? Aparte de trabajar, claro.
—Voy a tratar de relajarme un poco. Tal vez ponerme al día con los libros que tengo que leer.
—¿Significa eso que estás pensando en salir y seducir a otro hombre?
—¡Claro que no!
—Bueno, si estás aburrida, siempre puedes llamarme. Puedes venir a la ciudad y podemos cenar juntos. O yo puedo ir a los Hampton y comer contigo.
Cuando salieron por fin del aeropuerto, vieron que, efectivamente, había un coche esperando a Miley. El chofer tenía en las manos una tarjeta con el nombre de la joven. Miley se detuvo delante de Nick y se miró los pies.
—Bueno, pues supongo que ya ha llegado la hora…
—Supongo —replicó él.
Las despedidas después de una aventura de una noche siempre resultaban incómodas, aunque en aquel caso ni siquiera se podía decir que hubieran estado juntos una noche. Además, ni siquiera habían conseguido llegar hasta el fin.
Normalmente, Nick se mostraba muy ansioso por escapar después de pasar una noche con una mujer. En este caso no le ocurría así. Quería pasarse las siguientes dos o tres horas despidiéndose de Miley… y asegurándose de que volvía a verla. Sin embargo, ella parecía perfectamente satisfecha con el simple hecho de marcharse.
Se puso de puntillas y le dio un rápido beso en la mejilla.
—Cuídate, Nick.
—Tú también, Miley.
Nick observó como ella se dirigía hacia el vehículo que la estaba esperando. Entonces, recordó que no le había dado su número de móvil.
—¡Miley! Espera.


2 comentarios:

  1. awwww
    se van a separar...
    noooooo
    por fis....
    waooo
    me encantooo...
    espero que la sigas...
    tkm!!

    ResponderEliminar

SI TE GUSTO MI CAPI ME DEJAS UN LINDO COMENTARIO!!! GRACIAS... BESITOS♥♥ VUELVE PRONTITO!!!♥