jueves, 21 de abril de 2011

"Tórridas Fantasías" Cap 6





—No. Estoy bien —respondió ella.
La azafata asintió y regresó al lugar del que había salido. Miley se encerró en el cuarto de baño y apoyó los brazos sobre el lavabo. Ya no había vuelta atrás. Si le quedaba alguna inhibición, necesitaba deshacerse de ella lo antes posible. Tembló de la cabeza a los pies. Entonces, respiró profundamente y se miró en el espejo.
Lo que más le sorprendía era que no tenía miedo. Se había pasado la mayor parte de su vida temiendo una cosa u otra. Tal vez fuera el alcohol o la altura o un entorno tan poco familiar, pero sabía exactamente lo que quería sin dudas ni inseguridades.
Tal vez fuera Nick. Él se había mostrado encantador y atento. La había tratado como si ella fuera la mujer más seductora que hubiera conocido jamás. Resultaba fácil seducir a un hombre que quería que lo sedujeran. Contuvo el aliento. Había seguido los consejos de su libro y por fin tenía a un hombre dispuesto a todo con ella, pero, ¿estaba preparada para llegar hasta el fin?
Unos segundos después, Nick llamó a la puerta. Sin pensárselo dos veces, Miley abrió. Deseaba a aquel hombre. No había razón alguna para negarse sus necesidades ni sus fantasías.

 

Nick cerró la puerta a sus espaldas. El sonido que se oyó fue como el disparo que marca el inicio de una carrera. Los dos comenzaron de inmediato a besarse, a acariciarse. Miley le agarró la camisa por el bajo y se la sacó por la cabeza. Instantes después, Nick terminó de desabrocharle la blusa y se la bajó por los brazos.
Tiro de Miley hacia sí. Encontró inmediatamente la boca y le enredó los dedos en el cabello. Por fin piel contra piel bajo la brillante luz que había encima del lavabo. Nick se apartó de ella durante un momento para mirarla a los ojos y, en aquel instante, estuvo seguro de que Miley era la mujer más hermosa que había conocido nunca.
¿Cómo era posible que algo así estuviera ocurriendo de verdad? Cuando se montó en el avión, había esperado disfrutar de un vuelo rutinario, que pasaría durmiendo, leyendo o viendo una película. Sin embargo, en aquellos momentos, estaba encerrado en un minúsculo cuarto de baño desnudando a una desconocida.
Los labios de Miley estaban húmedos de sus besos. Tenía el cabello revuelto y la respiración acelerada. Nick apretó la frente contra la de ella y le acarició suavemente el hombro. Entonces, hizo lo mismo con el pecho. Cuando por fin llegó a uno de los senos, se lo cubrió con la mano.
Todo en ella era natural y eso incluía unos pechos perfectos. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que tocó a una mujer de verdad y por ello la perspectiva de hacerle el amor le resultó muy excitante.
No era sólo su aspecto. Todas las reacciones de Miley eran sinceras, naturales. Con otras mujeres, se sentía como si sus respuestas estuvieran diseñadas exclusivamente para incrementar el placer de él. Gemidos, suspiros, frenéticos susurros… Todo parecía formar parte del guión de una película pornográfica. Cuando tocaba a Miley, ella temblaba. Cuando le mordía suavemente el cuello, ella contenía la respiración. Cuando ella sentía placer, suspiraba.
Nick le deslizó los dedos por debajo del sujetador y comenzó a acariciarle el pezón con el pulgar. Ya estaba erecto. La agarró con fuerza por la cintura y la obligó a darse la vuelta. Entonces, se sentó y se la colocó entre las piernas. El vientre de Miley era muy suave, su piel como la seda. Levantó las manos y le bajó los tirantes del sujetador. Ella se cubrió los senos con los brazos, pero Nick le capturó suavemente las manos con las suyas.
—Eres muy hermosa —murmuró—. Deja que te toque…
Otro pequeño gemido se le escapó de la garganta cuando él le rozó un pezón con los labios a través de la tela del sujetador. Todo a su alrededor pareció disolverse en una suave bruma. Nick era consciente de los sonidos del avión, del zumbido de la luz fluorescente, del movimiento de las aspas del ventilador que había sobre sus cabezas, del rugido ahogado de los motores. Sin embargo, toda su atención se centraba en el cuerpo de Miley y en el placer que ella estaba experimentando.
Le deslizó las manos por las caderas y le levantó la falda. Entonces, apretó el rostro contra la calidez de su cuerpo y le besó dulcemente el vientre al tiempo que inhalaba el dulce aroma que emanaba de ella.
Miley le deslizó las manos sobre el torso con dedos temblorosos. Parecía sentirse abrumada por el tacto del cuerpo de Nick bajo sus manos. Tenía las mejillas arreboladas y la respiración entrecortada. Aunque él estaba seguro de que Miley había estado con un hombre antes, le parecía que todo aquello era nuevo para ella.
—¿Has hecho esto alguna vez antes? —le preguntó. De repente, necesitó saberlo.
Ella negó con la cabeza.
—No.
Aunque había aprendido a dudar de lo que normalmente salía de la boca de una mujer, Nick sentía que podía confiar en Miley. Cubrió los dedos de ella con los suyos y se apretó la mano contra el corazón.
—Yo tampoco.
Miley sonrió suavemente, como si le agradara que él lo hubiera admitido de aquella manera tan natural. Nick se puso de pie y la tomó entre sus brazos para volver a encontrar los labios de ella. Se tropezaron mientras trataban de encontrar una postura más cómoda. Los pies se les enredaban constantemente. Completamente frustrado, Nick le rodeó la cintura con las manos y la levantó para colocarla sobre el borde del pequeño lavabo. Le agarró las piernas y se las colocó alrededor de la cintura. Entonces, se perdió en el sabor de la boca de Miley. Ella levantó las manos por encima de la cabeza para ofrecerle su cuerpo. Aún tenía la blusa enredada en las muñecas.
Nick sabía que no podrían permanecer mucho tiempo en el cuarto de baño, pero no quería darse prisa. Había acudido preparado. Había sacado un preservativo de su bolsa de viaje antes de seguir a Miley al cuarto de baño.
Se tomó su tiempo. La besó profundamente. Le deslizó la mano por debajo de la cinturilla de la falda y sintió cómo ella se arqueaba contra él. Aún estaban vestidos, pero resultaba evidente adonde se dirigían.
Instintivamente, él comenzó a moverse contra ella. Su erección frotaba su tierna intimidad. Se alegraba de la barrera que existía entre ellos. Sin ésta, habría estado demasiado cerca del clímax. Miley se apoyó sobre los brazos y echó la cabeza hacia atrás.
—Dime lo que quieres —dijo él. Le levantó una pierna contra la cadera. De repente, el contacto entre ambos se hizo mucho más íntimo—. ¿Esto?
—Oh, sí —suspiró Miley, temblando al hablar.
Al principio, ella pareció estar tan centrada en lo que él le estaba haciendo que casi no se movía. Entonces, le rodeó con sus brazos y le agarró el trasero para poder acercarlo aún más íntimamente a ella. La tela de los pantalones de Nick creaba una deliciosa fricción contra su miembro viril. Él se consideraba bastante experto en los asuntos de alcoba, capaz de dar placer a una mujer de cien modos diferentes antes de entregarse a sus propias necesidades. Sin embargo, cuando Miley lo tocaba, se sentía como si estuviera con una mujer por primera vez en su vida.
¿Se debería aquella sensación al hecho de estar haciendo algo completamente prohibido? ¿Estaba ya tan hastiado del sexo que sólo le excitaba lo que fuera diferente o acaso Miley tenía algo que hacía que ella fuera diferente de las otras mujeres con las que había estado hasta entonces? Casi no la conocía, pero se sentía como si el destino hubiera tenido un motivo para hacer que sus caminos se cruzaran.
Cuando ella le deslizó la mano por debajo de la cinturilla del pantalón, lanzó un gruñido. Estaba ya muy cerca, pero no por ello dejaba de controlar su deseo. Quería perderse en ella, pero, en ese momento, comprendió que no importaba cómo ni dónde se aliviara.
Aquélla no sería la última vez que compartirían una experiencia así. Nick no tenía intención alguna de dejarla marchar cuando salieran del aeropuerto. Volvería a seducirla y no sería en un minúsculo cuarto de baño de un avión, sino en una cama grande y suave.
Miley enterró el rostro en la cuna del cuello de Nick y le mordió suavemente mientras ambos seguían moviéndose uno contra el otro. Para su sorpresa, el cuerpo de Miley comenzó a temblar entre sus brazos. El sonido del orgasmo que ella estaba experimentando se ahogó contra la piel de Nick.
Él se quedó asombrado, igual que, aparentemente, se sentía Miley. La miró y vio que tenía los ojos abiertos de par en par, completamente atónita. La besó suavemente y ella se fundió contra él. Aún tenía la respiración acelerada.
—¿Cuánto tiempo crees que podemos permanecer aquí antes de que venga alguien a llamar a la puerta? —susurró él.
—Yo no creo que debiéramos irnos ya —dijo ella—. Aún no… Aún no hemos terminado, ¿verdad?
Nick miró el reloj.
—Aún nos quedan dos horas para aterrizar. Se pueden hacer muchas cosas en dos horas.
—¿Como cuáles? —le provocó ella.
—Todo lo que quieras. Estoy a tus órdenes.
Miley sonrió levemente.
—Oh, un esclavo. Una de mis fantasías hecha realidad. Bésame, esclavo…
Nick gruñó. Entonces, le mordió suavemente el labio inferior.
—Prefiero ser ayudante de esclavo.
Ella se echó a reír. Entonces, apretó la boca contra la de él en un delicioso beso. Sin embargo, el placer que estaba experimentando en aquel momento duró muy poco. Un brusco movimiento hizo que Nick perdiera el equilibrio. Él tuvo que extender las manos para tratar de no caerse. Se sujetó como pudo contra la puerta.
Cuando miró a Miley, vio que ella tenía los ojos abiertos de par en par con una expresión de terror reflejada en ellos.
—¿Qué ha sido eso?
—Me ha parecido que se movía la tierra —bromeó él. Sin embargo, ella no sonrió con la broma—. No te preocupes. Sólo ha sido una pequeña turbulencia.
El avión volvió a agitarse violentamente. En esta ocasión, el movimiento fue lo suficientemente brusco como para lanzar a Nick hacia delante. Se golpeó la cabeza contra una afilada esquina que había encima del lavabo. Se le escapó una maldición de los labios.
—Mierda. Eso me ha dolido.
—¿Te encuentras bien? —le preguntó Miley.
Nick se miró en el espejo por encima del hombro de Miley.
—Creo que estoy sangrando.
Miley le agarró por la barbilla y le miró el arañazo que tenía en la frente. Entonces, se inclinó y tomó una toalla de papel del dispensador. Sin embargo, cuando trató de girarse un poco para pulsar el grifo del lavabo, notó que no podía moverse.
—Ahora siéntate tú y yo me pondré de pie.
Nick hizo lo que ella le había pedido, pero una tercera sacudida la envió a ella de nuevo entre sus brazos.
—Tal vez ésta sea la fantasía de todos los hombres, pero la logística de hacerlo en un sitio como éste es muy complicada —comentó él. Tenía su erección apretada contra la suave carne del vientre de Miley.
—Señoras y caballeros, les habla el capitán. Nos hemos encontrado con una zona de inestabilidad, por lo que les rogamos que permanezcan en sus asientos con los cinturones de seguridad abrochados. Vamos a probar una altitud diferente para ver si podemos continuar con el vuelo sin incidencias.
—¿Zona de inestabilidad? ¿Qué significa eso? —preguntó Miley.


4 comentarios:

  1. aaaaaa
    me encantoooo
    estuvo genial
    sube prontoooooo!!!
    XD

    ResponderEliminar
  2. auchhh
    siguela
    me gusto muchop
    esta genial
    siguela!!!

    ResponderEliminar
  3. wauu esta super.... jejme siguelaaaaaaaaaaaaa yaaaa q esta muy buenaaaa plissss.....

    ResponderEliminar
  4. Waooooooooo
    La nove ezta zuper
    lamento rezien qomentar
    pero ezqe qeria ponerme al dia en laaz otra
    novez antez de empezar qon una nueva
    Y ezta ezta buenizima!!!
    Ziguela Pronto
    Bye bezoz
    xoxoxoxoxo

    ResponderEliminar

SI TE GUSTO MI CAPI ME DEJAS UN LINDO COMENTARIO!!! GRACIAS... BESITOS♥♥ VUELVE PRONTITO!!!♥